MIOFASCIAL

¿Porqué un dolor es crónico?
¿Porqué no hay buenos resultados?, ¿Qué se escapa?, ¿Donde está el fallo?

 

El método de valoración SD es clave para poder obterner un tratamiento certero y de alta eficacia.

 

El método de valoración Saló Darder (5D) permite ver al paciente de forma global: establece cadenas de tensión que van desde los pies a la cabeza. Implanta una forma de valoración por cuadrantes, sistema de fascias, y tests de movilidad. Asimismo, fija unas leyes de dominancia, que permite identificar la lesión primaria posterior y anterior, y por consiguiente, una manera de proceder en el tratamiento.

 

En UNIFIS todos nuestros pacientes son valorados antes de cada tratamiento con el método de valoración Saló Darder (SD), para identificar la causa primaria de la dolencia, y poder explicar al paciente con claridad y rigor, cual es su cadena de tensión crónica ya que ésta propicia su dolencia crónica y porqué los tratamientos realizados hasta el momento no han cursado efecto. La eficacia del método de valoración SD proporciona un tratamiento certero, que permite a pacientes crónicos de años de evolución y multitratados experimentar verdaderas mejoras o resolución de su dolor.

 

Porqué un dolor puede ser crónico: cadena de tensional miofascial

 

Cada unidad miofascial, y las articulaciones asociadas a ella, conforman cada uno de los eslabones de una cadena miofascial que va desde el pie hasta el cráneo. Cuando uno de los eslabones (en cualquier punto de la cadena) entra en tensión se inicia una cadena tensional, y al eslabón donde se inicia la cadena tensional se le llama “lesión primaria” de la cadena de tensión. La lesión primaria tensionará, a su vez, cada una de las siguientes unidades miofasciales (eslabones) y las articulaciones por orden de dominancia.

 

Foto myfascial _texto

Todo ello provocará una tensión a lo largo de la cadena miofascial (a partir de la lesión primaria), creando la llamada “cadena tensional” que llevará a la persona a realizar compensaciones biomecánicas incorrectas, con cambios en su estructura, apareciendo tensión de los músculos antagonistas a la cadena tensional afectada y que provocará una lesión sintomática (que suele ser objeto de consulta al traumatólogo, fisioterapeuta u osteópata). Esta lesión sintomática se sitúa lejos de la lesión primaria (se encuentra con más frecuencia al final de la cadena tensional) y puede manifestarse por:

Dolor muscular, miofascial, neurovascular, inflamación articular, limitación del movimiento articular, edema, y cualquiera de ellos puede ser el motivo de consulta. Lo importante es que el motivo de consulta del paciente es un síntoma de toda una cadena de tensión, que genera antagonismos biomecánicos con estrés muscular y articular, lejos del proceso patológico primario (lesión primaria de la cadena de tensión). Tratando el dolor tratamos el síntoma, pero no el origen del problema.

 

En definitiva, el método Saló-Darder ha identificado ocho cadenas tensionales y doce cuadrantes de valoración con una cadena transversa en cintura escapular.

Bajo las premisas anteriores, cuando un paciente expone su motivo de consulta (generalmente, dolor localizado), el terapeuta debe descartar que haya una cadena tensional que produzca este dolor. De lo contrario, el tratamiento de la zona sintomática resultará insuficiente y se producirá una recidiva del proceso doloroso, debido a la no solución de la cadena tensional que genera y somete tensión crónica. Por tanto, el fundamento del Método de valoración SD es que hay que localizar cuál es la cadena tensional causante del dolor crónico, y de esta manera entender el proceso crónico que sufre el paciente.